Tren en Valparaíso: ¿Separación o integración?

Durante la jornada del lunes 5 de junio Metro Valparaíso dio una positiva señal a la ciudad patrimonial al anunciar la entrega de 29 nuevos basureros para la Av Errázuriz y trabajar codo a codo con la Municipalidad para poder mejorar la seguridad y el aseo de esta arteria. A pesar de esto José Miguel Obando, Gerente General de Merval, aprovechó también de anunciar que estudian la posibilidad de instalar una reja de aproximadamente 2 metros de alto entre Barón y Estación Puerto para evitar que personas ingresen a los terrenos y a la vía férrea para tomar alcohol y dejar basura. La medida no solo afectaría la imagen y visual del sector sino que representaría un verdadero retroceso en el proceso de recuperación que desarrolla la ciudad para que los porteños puedan llegar al borde costero.

MetroValparaiso

Para continuar hay que regresar en el tiempo, hasta inicios del siglo XXI, cuando la Av Errázuriz (y también la Av. Altamirano) era un símbolo más del abandono de Valparaíso, con grandes eventos en sus calles, una vereda menor a los dos metros de ancho, un murallón  desde Estación Puerto hasta Avenida Francia y un depósito de contenedores de hasta 5 pisos de alto desde esta última estación hasta Barón.  La zona de Avenida Errázuriz era de día una especie de intermodal para buses interprovinciales y de noche una zona de abandono donde no era raro ver camiones estacionados. Todo esto cambió con la IV Etapa del Merval (2003 – 2005) donde la línea férrea fue desplazada hacia el norte reduciéndose a dos vías (antes eran 4), se ensanchó la vereda en casi 7 metros (más de 10 metros frente a la calle Simón Bolivar), aparecieron áreas verdes, se eliminaron las murallas divisoras, se retiraron los depósitos de contenedores y el taller de trenes. El radical cambio urbano revalorizó la avenida permitiendo inversiones en los siguientes años por sobre los USD 70 Millones, desde las oficinas y placa comercial de la Estación Puerto, los hoteles Ibis y Diego de Almagro hasta inversiones patrimoniales de alto valor como la restauración del Palacio Cousiño (Duoc UC) y de la Piedra Feliz.

Con el tiempo la avenida sufrió del abuso y el descontrol que otras zonas de la ciudad han experimentado por la mala gestión y el abandono de la autoridad; así de noche la zona es ocupada por aquellos que quieren seguir tomando fuera de los pubs, como baño público y de oportunidad para acampar en algunos casos. Este es el problema al que se enfrenta Merval y que lo motiva a volver a levantar una reja divisora.

En esta situación y aprovechando la oportunidad que representa una Alcaldía Ciudadana con un objetivo de recuperar el borde costero y mejorar la calidad de vida, es necesidad de plantear un proyecto que permita transformar la franja de Merval y transformarla  en una continuación de la vereda norte de Avenida Errázuriz.

De tren a tranvía 

Bilbao, Bruselas y en lugares más cercanos como Medellín o Las Condes (proximamente) el  sistema de tranvías no es muy distinto a nuestro Merval, donde el ferrocarril urbano transita a una velocidad más lenta, pero en total integridad con su ciudad.  La integración total del metro local con la ciudad es posible dado que en el trayecto desde la Barón a Estación Puerto el ferrocarril transita a una menor velocidad por la corta distancia que hay entre cada estación. El gran desafío técnico sería la compatibilidad para que durante la noche siga operando el tren de carga que llega al puerto.

Las oportunidades son varias; una integración de la franja de Merval que separa a la ciudad de los terrenos portuarios le permitiría triplicar los metros cuadrados de la vereda norte de Avenida Errázuriz permitiendo generar equipamiento y zonas de interés que mejoren su perfil como paseo para los porteños y que se detalla a continuación:

Baños públicos: Una de las grandes demandas sería la instalación de baños públicos en distintos tramos, especialmente en la zona de alto tránsito como Bellavista y Barón.

Iluminación y áreas de seguridad: La ampliación de la vereda norte requerirá nueva y mejor iluminación que permitirá de paso, mejorar la seguridad de noche en el sector. A esto se debe sumar la incorporación de zonas de seguridad como estacionamientos exclusivos para servicios de emergencias y de carabineros.

Áreas verdes, skatepark  y ciclovía: Una de las grandes fallas del diseño del paseo de Avenida Errázuriz y de Avenida Altamirano, fue su ciclovía, la que finalmente quedó atravesada entre postes y basureros. Esta oportunidad permitiría instalar una nueva infraestructura dado el ancho del terreno especialmente en la zona de la vía elevada de Barón donde transeúntes pasan a solo centímetros de autos que pasan a gran velocidad. Finalmente, la zona frente entre Avenida Francia y Simón Bolivar donde anteriormente estaban los talleres de Merval, tendría un ancho mayor al actual lo que permitiría la instalación de un skatepark, juegos infantiles y zonas cerradas para liberar a las mascotas.

cpvqenywiaawwwd-e1443183763366
A la izquierda de la línea férrea, los amplios terrenos de Merval (Foto BioBio)

Mayor integración con el borde costero: La franja de Merval representa la última línea divisora antes de llegar a la zona portuaria. permitiendo tener mayor posibilidad de tender puentes para que en el futuro algunos tramos del borde costero comiencen a ser abiertos a la ciudad como el Paseo Costanera (2003-2005) construido por mandato del Gobierno de Lagos para que la ciudad pudiera acceder al mar entre calle Edwards y Avenida Francia; obra que duró solo un verano abierto.

Patrimonio y puesta en valor: La mayor disponibilidad de terrenos y la amplia cobertura que tiene la franja de Merval frente a la ciudad es una vitrina ideal para reinstalar piezas de la historia ferroviaria de Chile como el viejo tren abandonado en Yolanda y acercar al porteño con su historia donde FFCC tuvo la segunda mayor maestranza del país. Esto no sería nuevo en Valparaíso dado que hasta inicios de los 90′ una gran locomotora estaba en la entrada de la Estación Barón como exposición al público.

f2a9b455763106f23695d03ae15a2d22
Locomotora y carros en la actual Estación Barón – Fuente: Pinterest

Fase piloto: Sin duda que una obra así no tendría un inmediato consenso entre los distintos actores por el amplio rango de acción y la diversidad de problemas a enfrentar, por lo que esta debería realizarse en fases. Un proceso piloto debiera ser el tramo entre Bellavista hasta el sector del Duoc UC, zona conflictiva que requiere la creación de una mesa de trabajo público – privada y que de resultar exitoso podría asegurar su continuidad.

Una valiosa oportunidad

El acercamiento con Merval puede ser una gran oportunidad para Valparaíso al  generar múltiples políticas públicas que apunten a los principales problemas de la ciudad (aseo, baños públicos, seguridad etc)  de forma conjunta entre el sector público (Merval-Municipio) y  privado (Pubs, Hoteles, Duoc, etc), eliminando una de las dos barreras que separa al porteño del borde costero, revalorizando el plan de la ciudad, pero por sobretodo una oportunidad para realizar la primera gran intervención urbana en el borde costero desde 1930 cuando el Alcalde Lautaro Rosas desplazó la línea del tren y creó en su lugar la Avenida Errázuriz.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s