Crisis sanitaria: el desastre que faltaba

La falta de los servicios de aseos en la ciudad están generando múltiples focos de insalubridad en los cerros y en el centro de la ciudad, la situación dejó de ser un mero colapso de basureros, ya se encuentran pilas de basura y alimentos en las esquinas de sectores residenciales atrayendo con ello potenciales focos de enfermedad mediante la amenaza de ratones y perros vagos. La situación no solo genera un problema de higiene sino también un daño comercial potente, dado que nos encontramos en el inicio de la mejor época para los hoteleros y la gastronomía porteña, la presencia de esta situación puede mermar de manera importante la visita de los turistas internacionales que realizan visitas mediante Agencias de viajes, las que no estarán dispuestas a traer clientes a un sector con baja higiene pública.

El Municipio ha demostrado una falta de pro actividad increíble; se ha limitado a la solicitud de recursos al Gobierno Regional mediante la declaratoria de emergencia sanitaria, la cual debe pasar por una serie de trámites y decisiones políticas que llevarán tiempo mientras, la ciudad se ahoga en su propia basura. Los ciudadanos no se salvan de esta responsabilidad, basureros y contenedores colapsados pueden entenderse que se vean en la calle, pero lo que es inadmisible, es que en veredas y frente a la puerta de la casa de los porteños exista basura y no exista organización entre los vecinos para poner algo de orden y barrer para mantener limpio lo más que se pueda; es su salud la corre peligro y la exponen a focos de infección, pero estos descansan en el eterno sueño de que “el municipio todo lo hace y todo lo soluciona” y que cuenta con recursos tanto físicos como ilimitados para todo evento.

Las autoridades y funcionarios demuestran no conocer sus propios recursos mientras los porteños descansan a la espera de las soluciones, pero con el palo para acusar si esta no llega. Frente al peligro sanitario se debió implementar un plan de emergencia con los recursos físicos del municipio y el apoyo de los ciudadanos y organizaciones que seguramente podrían cumplir un rol importante en este plan. Las camionetas y camiones municipales recorriendo los cerros en un plan programado por sectores, mientras las juntas de vecinos y organizaciones ciudadanas deberían movilizar a sus vecinos para que salgan a la calle a barrer y ayudar a sacar la basura cuando pasen los vehículos. Incentivos para participar en la tarea sobran si lo pensamos desde el punto de vista del aporte que deja el turismo y la imagen de la ciudad frente al país y el mundo, sin embargo como la teoría de Olson no queda solo en el papel, los free riders existen,por lo que se requerirá de incentivos para movilizar a la gente, sobretodo en aquellos cerros donde las Juntas de Vecinos están altamente desacreditadas y no existe vida barrial que alimenta los incentivos naturales a la solidaridad y el trabajo grupal por el bien público; en este caso, por el bien de la salud de todos.

Incentivos interesantes para los porteños serían por ejemplo:
-Un porcentaje o la totalidad de la patente 2011 para aquellos que usen sus vehículos para llegar basura al vertedero el Molle
-Llamado de los propios concejales, el alcalde junto a las organizaciones ciudadanas más conocidas trabajando en la calle de los barrios menos motivados y con más problemas. Utilización de los medios de comunicación y para transmitir el mensaje.
-El municipio puede aprovechar en los barrios que más cooperen, de hermosear algunos espacios con áreas verdes del departamento de “Parque y Jardines”; esto se hace mediante el sistema de que si logran mantener limpio el sector, el municipio les lleva plantas y flores, para que ellos puedan plantarlas en los espacios públicos despreocupados. Recordemos que el municipio no cuenta con tanto personal, producto del paro.

Por el contrario, hay que evitar caer en la entrega de apoyo monetario o de bienes a los vecinos que limpien sus propias calles; hay que aprovechar la instancia de generar una cultura de limpieza en los porteños, de una vez cada dos días barrer la vereda, sacar la basura que no esté en basureros o contenedores etc. En el caso de las patentes, este sería un apoyo en bien, pero que es producto del traslado de la basura a un vertedero y que implica mayores costos para el que utiliza la camioneta y que no es comparable a la responsabilidad propia del que debe limpiar su calle.

La cooperación es vital en esta emergencia que se prolongará por varios días dado que el paro se retoma el día lunes 12. El municipio debe aprender a usar herramientas que escapan a la solicitud de recursos y no menospreciar el poder que puede lograr con la sociedad civil y las organizaciones ciudadanas. Seguramente muchas empresas querrán apoyar y auspiciar la medida, pero no hago mención de esto en mis propuestas, ya que, en gran parte donde existen potenciales focos de infección, no hay empresas ni servicios sino solo casas, centros deportivos y colegios, por lo que al principal actor que hay que apuntar es al propio residente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s